lunes, 2 de abril de 2012

LA ANEMÍA DEL DEPORTISTA

Descubrimiento
El doctor Frank Bower, durante los primeros años de sus estudios, hizo uno de los más interesantes y valiosos descubrimientos sobre la alfalfa: fue el de que las hojas verdes de esta planta leguminosa contenían 8 enzimas esenciales para el organismo, descubrimiento que más tarde fue confirmado por el Dr. C. A. Jacobson, nutrólogo de Reno, Nevada, EE.UU., al hacer unos estudios sobre la alfalfa para el gobierno de los Estados Unidos.
Entre estas enzimas esenciales se encuentran la lipasa, que es un enzima hidrolizante de las grasas; la amilasa, que actúa sobre los almidones; la coagulosa, que coagula la leche y la sangre; la emulsina, que actúa sobre los azúcares; la invertasa, que convierte los azúcares corrientes (sacarosa) en dextrosa; la peroxidasa, que posee un efecto oxidante sobre la sangre; la pectinasa, enzima que forma una jalea vegetal a partir de las materias pécticas, y la proteasa, que digiere las proteínas. ¿Podría, pues, encontrarse ningún otro producto alimenticio que tuviera una tan alta gama de auxiliares de la digestión como la alfalfa?
Fue realmente a causa del descubrimiento de tan maravillosos componentes como contiene la alfalfa, lo que realmente hizo pensar en que esta maravillosa planta, que desde antiguo ha venido usándose para la alimentación de los animales, podía ser también usada con éxito para las personas, y empezaran a hacerse ensayos sobre los efecto de la alfalfa en los dolores de estómago, las acumulaciones de gases, la falta de apetito y otras dolencias, comprobándose que, en efecto, la alfalfa hacía mejorar el apetito y combatía la anemia.
A continuación se comprobó que la clorofila, enzimas, minerales y vitaminas de la alfalfa son un magnífico coadyuvante de la digestión, por lo que estimulan también el apetito, ayudando las enzimas a la digestión de las cuatro principales clases de nutrientes: proteínas, grasas, almidones y azúcares.
Pero además de estas sorprendentes cualidades, el Dr. Garnett Vhaney, un muy conocido investigador de la Universidad de Stanford, California, encontró que la alfalfa contiene vitamina U, publicando sus investigaciones sobre dicha vitamina, en las que apuntaba sus grandes posibilidades como auxiliar de la úlcera péptica.

Propiedades
1)    Según sus estudios, el 80% de las úlceras tratadas quedaron curadas.
2)    Espléndido diurético para los riñones.
3)    Un gran regulador intestinal.
4)    Un gran alivio para la artritis.
5)    Gran solución para la ictericia.
6)    Refuerza las paredes de la vesícula.
7)    Antihemorrágico (pues su contenido en vitamina K es el mayor que se conoce)
8)    Gran aporte de vitamina A y D (de superior calidad al de los aceites de pescado).
9)    Suficiente cantidad de vitamina D, calcio y fósforo para garantizar unos huesos y dientes sanos y fuertes, especialmente en los niños en época de crecimiento.
10) Se ha llegado a aplicar en casos de exceso de peso.
11) Ayuda a evitar el agotamiento físico.
12) Proporciona un excelente equilibrio calcio-fósforo, pues los contiene en la proporción 2:1.
Hoy en día en los Estados Unidos los productos dietéticos a base de alfalfa ocupan un lugar importante en las estanterías de todas las tiendas de salud y centros de productos naturales..
La alfalfa es, pues, uno de los más completos y nutricinalmente ricos alimentos de los ensayados hasta ahora. En efecto, además de su alto contenido en vitaminas, así como de minerales, es muy rica en proteínas, y contiene todos los aminoácidos esenciales y en las proporciones adecuadas para el ser humano.
Pero sus propiedades antitóxicas o desintoxicantes sobrepasan las de cualquier otro alimento, incluida la levadura de cerveza y el germen de trigo, pues aunque dichos alimentos poseen propiedades antitóxicas la alfalfa es muy superior a ellos en este respecto. Pero además, ha demostrado proporcionar una resistencia tan elevada contra las enfermedades, que parece ser el gran auxiliar de todas las dolencias acabadas en “itis”, como es artritis.
La alfalfa parece ser más eficaz cuando se ha separado de su alto contenido en fibra grosera, y el polvo que resulta se comprime en forma de tabletas, pues el exceso de fibra pudiera alterar la digestión de algunas personas.
Los comprimidos de alfalfa son comprimidos obtenidos mediante trituración y compresión de alfalfa tierna desecada, especialmente cultivada para la alimentación humana y sin incorporación de plaguicidas y desecada al abrigo del sol, para evitar la alteración de sus propiedades vitamínicas.
Se pueden tomar de 6 a 12 comprimidos diarios, ya que no se trata de un medicamento sino de un alimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario